Protección Antifuego de Estructuras

  • 0

Protección Antifuego de Estructuras

Protección Antifuego de Estructuras

En nuestra siguiente obra hemos realizado la protección antifuego correspondiente a toda la estructura de una nave industrial ubicada en la localidad de Hernani, Guipuzcoa.

     

Según normativa vigente, toda la estructura metálica correspondiente al soporte de la nave, así como paredes metálicas que comuniquen con naves vecinas, deben estar correctamente protegidas con un sistema antifuego.

     

Para esta ocasión, se ha recubierto toda la estructura metálica, vigas y paredes metálicas con proyección de pintura intumescente con soporte de protección antifuego grado RF-120.

     

En el caso del techo, la normativa exige la colocación de placas de pladur ignífugo, que recubra al menos 1,20 metros desde el vértice con la pared y que rodee todo el perímetro.

     

Comenzamos el tratamiento antifuego de las estructuras limpiando las mismas con un lavado general de aguan a presión. Una vez limpia y seca la superficie procedemos a aplicar una imprimación especial acrílica que nos servirá de soporte de adherencia para la posterior proyección de la pintura intumescente. Aplicamos la imprimación acrílica mediante el uso de bomba airless, de manera que nos aseguramos que todas las partes de la estructura quedarán bien protegidas.

     

Tras dejar secar la imprimación al menos 24 horas, procedemos a proyectar la pintura intumescente a todas las paredes metálicas, estructuras y vigas, recubriendo la mismas con una capa considerable de pintura intumescente. Con el fin de alcanzar el espesor requerido, tras dejar secar, aplicamos una segunda capa de pintura intumescente a toda la superficie requerida.

     

Con toda la la estructura metálica correctamente protegida contra el fuego, procedemos a colocar las placas de pladur ignífugo en los techos.

     

Una vez colocado el pladur ignífugo, sellamos las juntas que se generan entre placa y placa con masilla ignífuga, rellenamos los agujeros o espacios huecos con espuma de poliuretano ifnífuga y aplicamos a toda la superficie 2 capas de pintura intumescente.

     

Con dicha labor concluida, disponemos de una nave industrial lista para superar la revisión correspondiente, cumpliendo con la normativa vigente a la perfección y lo más importante, haciendo de un espacio de trabajo más seguro para la propia empresa y las empresas vecinas.