Pintura Epoxi Alimentaria

  • 0

Pintura Epoxi Alimentaria

Pintura Epoxi Alimentaria

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de pintura epoxi alimentaria a un pabellón industrial ubicado en la ciudad de Vitoria, Álava.

Nos encontramos con un pabellón industrial que se va a reformar para el cambio de actividad. El mismo cuenta con una explanada de almacenaje de 800 metros cuadrados y 200 metros cuadrados de cámaras de conservación.

Debido a que la actividad de la nueva empresa va a ser el almacenaje, reparto y distribución de suministros farmacéuticos, uno de los puntos importantes a tener en cuenta es la higiene de los espacios donde se va a desarrollar la actividad.

     

En este caso, uno de los mejores sistemas para cumplir con las normativas alimentarias y de sanidad actuales, es la aplicación de pintura epoxi alimentaria en los suelos de la superficie a trabajar.

     

La pintura epoxi alimentaria, puede presentarse en 2 versiones, pintura epoxi de 2 componentes y base disolvente o pintura epoxi al agua, también de 2 componentes.

     

Ambas pinturas tienen unas propiedades excelentes, similitudes y diferencias; las cuales según la exigencia posterior a la que se someterán, hacen que unas sean más óptimas para un tipo de superficie que las otras.

En nuestro caso, hemos optado por usar ambas pinturas, la pintura epoxi alimentaria base disolvente, y la pintura epoxi al agua alimentaria. Dado que dicha obra nos permite el uso de ambas, este trabajo nos sirve como un claro ejemplo para diferenciar a las mismas y sus propiedades.

     

Manos a la obra, como es habitual comenzamos con el acondicionamiento previo. Para ambas superficies, tanto el suelo que será de la zona de carga y descarga, como los suelos correspondientes a la zona de almacenaje y conserva, el tratamiento previo es el mismo. Comenzamos desbastando ambas superficies, eliminando cuidadosamente todo resto de suciedad, grasa, aceites, etc. Una vez concluida dicha labora, aspiramos todos los suelos y nos garantizamos que el poro se encuentra correctamente abierto para la aplicación de la imprimación.

Aplicamos una capa de imprimación a toda la superficie con imprimación expoxi al agua. Dicha imprimación penetra perfectamente sobre el suelo de hormigón previamente acondicionado, tiene una excelente aceptación con los espacios húmedos y nos servirá de puente de adherencia para la posterior aplicación de la pintura.

     

Una vez seca, procedemos a sellar todas las juntas, grietas y agujeros que presentan los suelos con masilla epoxi. Realizamos también la creación de medias cañas en los perímetros de las cámaras con mortero epoxi. Dicho procedimiento es suma importancia, ya que el mismo proporcionará a los suelos la continuidad precisada para un espacio más higiénico. Normalmente la presencia de juntas y grietas son focos de suciedad que hay que evitar en la industria alimentaria y de salud.

     

Tras dejar secar nuestro tratamiento previo, aplicamos 2 capas de pintura epoxi al agua alimentaria a todos los suelos que conforman las cámaras de almacenaje y conserva. Al tratarse de un espacio que será mantenido con temperatura regulada, principalmente cerrado, su humedad ambiental será mayor y en este caso el epoxi al agua es el sistema ideal para soportar esta actividad. Su resistencia superficial es algo menor que la del epoxi base disolvente, pero al tratarse de una superficie en la cual van a transitar solo personal y transpaletas, es más que suficiente.

    

Para el caso de la superficie restante de la planta, la cual va a ser utilizada para la carga y descarga, optamos por aplicar 2 capas de pintura epoxi alimentaria de base disolvente. La misma tiene una mayor resistencia que el epoxi al agua ante el futuro paso de carretillas elevadoras por encima constantemente y su acabado es también altamente higiénico. Al ser un espacio abierto y grande, el ambiente no tendrá carga de humedad en exceso como era el caso de las cámaras y por ende es el sistema ideal para este tipo de espacios.

   

Como resultado final, obtenemos un pabellón industrial altamente adaptado a las condiciones higiénicas y de salud que exige su actividad, con los mejores sistemas actuales del mercado y contando con una estética considerable.