Pintura Antideslizante Para Suelos

  • 0

Pintura Antideslizante Para Suelos

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de pintura antideslizante para suelos en la planta industrial de Voith, ubicada en la localidad de Tolosa, Guipuzcoa.

La planta industrial presenta actualmente un suelo de pavimento epoxi aplicado hace muchos años. El mismo con el paso del tiempo y la actividad ha ido perdiendo su aspecto estético, presenta algunos defectos propios y carece de protección antideslizante. Cualquier vertido presenta en la superficie presente, hace la misma sea resbaladiza y peligros.

La renovación de los suelos propuesta, incluye un tratamiento encargado de sanear los daños actuales en el pavimento, que mejore considerablemente la estética del mismo y que aporte un sistema antideslizante. Para ello hemos optado por aplicar un sistema de pintura multicapa antideslizante.

Los sistemas multicapa, como bien indica su nombre, son sistemas compuestos por diferentes capas de productos y materiales, según la fase del suelo, con el fin de proporcionar en conjunto una solución óptima a diversas necesidades de una superficie. Son sistemas muy apropiados cuando la base del suelo existente es óptima, como es el caso de la planta mencionada, y no es preciso retirar y crear nuevamente el pavimento, si no que por el contrario es posible su tratamiento superficial manteniendo el mismo.

Una vez decidido el tratamiento a aplicar, como es habitual comenzamos nuestro trabajo con el acondicionamiento previo de los suelos. Para ello, procedemos a desbastar toda la superficie con una desbastadora orbital, cual es la encargada de eliminar todos los restos de grasa y aceite que presenta el suelo y de abrir el poro del pavimento epoxi existente para generar una superficie óptima a la adherencia de la posterior imprimación.

Con los suelos ya desbastados y aspirados, procedemos a aplicar una capa de imprimación epoxi, la cual penetrará perfectamente en el pavimento epoxi presenta y servirá de puente de adherencia para la posterior capa. Una vez seca la imprimación, procedemos a reparar y rellenar los agujeros, grietas y fisuras que presenta el suelo actual. Para el caso de los agujeros más grandes, reparamos los mismos con un mortero epoxi, compuesto por resina epoxi pura y arena de sílice. Para el caso de las grietas, fisuras y desperfectos más pequeños, reparamos los mismos con masilla epoxi. Ambos productos son de fabricación propia, lo que nos permite adaptar los mismos a las necesidades.

Con la imprimación y las reparaciones ya secas, procedemos a dar la segunda capa de este sistema multicapa. La misma consta de una aplicación de resina epoxi diluida, con espolvoreo de arena de sílice en grano fino. Dicha capa aportará la base del tratamiento y será la que comprenda el mayor grado de aditivos antideslizantes.

Tras dejar secar 24hs, nos centramos en la siguiente capa del sistema. Para la misma, usaremos resina de poliuretano, diluida y coloreada, con una densidad superior a una pintura de poliuretano habitual, lo que nos permitirá aplicar una mayor capa en una sola pasada. Previamente procedemos a retirar toda la arena sobrante de la primera capa, la cual no se ha adherido a la resina por exceso. Con la superficie lista, procedemos a aplicar la mencionada capa de poliuretano. Dicha formulación puede ser perfectamente aplicada mediante rodillos de pelo medio o bien escurridores.

Esta última capa de poliuretano, disminuye el grado de antideslizante de la capa previa, dejando la superficie con un grado de antideslizante óptimo y una estética formidable. A continuación, con la misma resina de poliuretano coloreada al gusto, procedemos a demarcar y pintar todas las rayas del perímetro de los pasillos y zonas.

Con todo ello seco, procedemos a aplicar la última capa del sistema. La misma consta de la aplicación a toda la superficie y rayas de una cera líquida especial para suelos industriales. Dicha cera unifica el acabado estético de la pintura, suaviza el poder antideslizante y crea en el suelo una capa transparente que protege al mismo de vertidos y manchas, facilitando considerablemente la limpieza y mantenimiento posterior.

Como resultado obtenemos un sistema multicapa, altamente estético, con características antideslizantes precisadas para la actividad y sin la necesidad de mayores aplicaciones como sería el caso de un pavimento nuevo. Sin lugar a dudas, una de las mejores opciones para suelos con superficies existentes bastante óptimas.