Pavimento Para Parking

  • 0

Pavimento Para Parking

Pavimento Para Parking

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un pavimento para parking en la ciudad de Vitoria, provincia de Álava.

Son numerosos los sistemas que se pueden aplicar en los suelos de los parkings, desde pinturas epoxi, poliuretano, epoxi al agua, pavimentos de resina epoxi, etc. Sin embargo, la correcta elección del sistema idóneo para cada suelo y su correcta aplicación, garantizarán la durabilidad de cada sistema.

     

Normalmente los parkings o garajes presentan un suelo de hormigón pulido o semi pulido. En muchas ocasiones, nos encontramos parkings donde se ha optado por dejar los suelos sin protección alguna, con el hormigón tal cual ha sido aplicado y con el paso de los años el deterioro del mismo es más que considerable.

     

Sea cual sea la situación, el hormigón de los suelos de los parkings o garajes siempre debe ser protegido, con la finalidad de conservar el mismo creando una capa impermeable que lo proteja y evite que los vertidos penetren en el mismo. Dicho sistema debe ser efectivo, ya que de lo contrario, al poco tiempo ciertas pinturas o pavimentos mal aplicados comenzarán a despegarse parcialmente dejando nuevamente el hormigón desprotegido.

     

Donde se presentan parkings con superficies muy grandes, localizadas en muchos metros cuadrados distribuidos en varias plantas, uno de los sistemas efectivos y económicos es la aplicación de pintura epoxi al agua. La misma es idónea para su adherencia sobre superficies que presentan humedad, es un excelente puente de adherencia sobre el hormigón y la aplicación de dicha pintura puede ser llevada a cabo tanto de manera transparente como coloreada con el color deseado. En cualquiera de los sistemas destinados para proteger el suelo, la mayor parte del éxito dependerá del acondicionamiento previo.

     

Un correcto acondicionamiento previo de la superficie, con desbastado de la misma y aspirado, más una correcta imprimación y estudio de la humedad del suelo, nos garantizarán que las siguientes capas queden bien adheridas. Otro sistema muy usado es la pintura, tanto de poliuretano, como epoxi. En nuestra empresa, para trabajos en interiores siempre priorizamos el uso del epoxi, ya que en la actualidad es probablemente al resina más resistente a nivel superficial. Con una correcto acondicionamiento previo, imprimación y un espesor de al menos 1mm proporcionado por 3 capas consistentes de pintura epoxi mediante rodillo, podemos considerar la aplicación de pintura epoxi como otro sistema idóneo para los suelos de los parkings y garajes.

     

Cuando nos encontramos con un suelo el cual presenta un hormigón dañado superficialmente o con muchas marcas, la opción de mayor efectividad para el suelo de un parking es el pavimento de resina epoxi. Tras el acondicionamiento previo habitual, la imprimación epoxi, el sellado de juntas y una capa de resina epoxi aplicada a llana, obtenemos un pavimento epoxi con un espesor cercano a los 3mms. Dicho pavimento, tendrá una resistencia muy superior a los sistemas previamente mencionados y su durabilidad con el paso de los años será mucho mayor.

     

En la obra correspondiente al parking de Vitoria citado en este post, hemos llevado a cabo la aplicación de un pavimento epoxi ideal para parkings y garajes. Previamente hemos desbastado y aspirado la superficie, hemos aplicado una capa de imprimación epoxi con áridos y 2 capas de resina epoxi. Como resultado obtenemos un suelo completamente protegido, continuo y con una alta resistencia, conservando la estética propia de dicho material.

     


  • 0

Suelo Epoxi Autonivelante en Vizcaya

Suelo Epoxi Autonivelante en Vizcaya

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un Suelo Epoxi Autonivelante en Vizcaya, en la localidad de Amorebieta-etxano, en la planta industrial de la empresa Ekin.

Dicha empresa dispone de varios sectores dentro de su planta industrial y en esta ocasión hemos realizado la aplicación de un pavimento epoxi  a los suelos que abarcan la ampliación de sala blanca y baños.

En el caso de los baños, nos encontramos con un suelo de baldosa o plaqueta, algo antiguo y parcialmente desgastado, el cual como principal inconveniente presenta la falta de adherencia cuando se moja o los operarios tienen restos de aceite y grasa en su calzado. En el caso del sector de ampliación de la sala, nos encontramos con un suelo de hormigón viejo, con ciertos signos considerables de grasa y aceite absorbidos.

    

Para ambas superficies el acondicionamiento previo es similar, comenzamos desbastando la superficie mediante una desbastadora o pulidora orbital, la cual gracias a sus discos metálicos diamantados, obtenemos una limpieza en seco total de la superficie, así como la apertura del poro superficial para posterior excelente adherencia.

     

Una vez desbastada y aspirada meticulosamente toda la superficie, procedemos a aplicar una capa de imprimación epoxi con espolvoreo de áridos, con el fin de obtener una superficie de excelente agarre para la capa posterior. Los áridos espolvoreados sobre la imprimación generan entre si espacios que nos permitirán dejar una capa más gruesa de resina en nuestra siguiente mano.

     

Una vez seca la imprimación, aplicamos una capa de resina epoxi autonivelante mediante el uso de la llana, la cual aportará al suelo un espesor aproximado de 3 o 4 mm. Dicha capa corrige todos los defectos principales de la superficie, aportando nivelación y resistencia al suelo.

     

Transcurridas 24 horas de secado, nos encargamos de sellar con masilla epoxi las grietas o fisuras restantes que se hayan generado tras absorberse la capa de resina epoxi previa. Tras ello, lijamos y aspiramos la superficie asegurándonos que la misma se encuentra en óptimo estado para la aplicación final de pintura epoxi.

     

Como terminación aplicamos 2 capas de pintura epoxi, dejando 24 horas de secado entre si, con el fin de aportar al suelo el acabado final. Para el caso de los baños, optamos por colorear previamente la capa de resina epoxi y aplicar un tratamiento antideslizante como acabado para evitar futuros resbalones.

     

En el caso del suelo principal de la planta, debido a las altas exigencias de higiene que precisa la superficie, optamos por adicionar 2 capas de pintura epoxi, a lo que ya era la capa de pavimento epoxi autonivelante existente.

     

En otras ocasiones y exigencias, basta con colorear la primera capa de epoxi autonivelante del color deseado con el fin de usar la misma como acabado de la superficie. Ambas opciones son excelentes sistemas y aportan al suelo una protección completa de manera duradera.

     


  • 0

Pavimento Resina Epoxi en Guipuzcoa

Pavimento Resina Epoxi en Guipuzcoa

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un pavimento de resina epoxi en Guipuzcoa. El mismo ha sido aplicado a un taller en la localidad de Tolosa.

Nos encontramos con un suelo de un taller el cual no presentaba ninguna protección previa, simplemente mantenía el hormigón a flor de piel. El mismo se encontraba notablemente dañado debido al uso habitual de la industria y al constante derrame de aceites y grasas sobre dicho suelo.

pavimento-epoxi-01    pavimento-epoxi-02

Como ya hemos comentado en otros artículos, este tipo de suelos son muy habituales en talleres, fábricas, plantas industriales o garajes y parkings, que han optado en su momento por comenzar una actividad directamente sobre el hormigón, sin aplicarle protección alguna acorde a la actividad.

Dicha decisión, no solo daña considerablemente el suelo, si no que genera filtraciones de aceites y otros compuestos a la tierra. Por este motivo siempre es recomendable aplicar al suelo el tratamiento correspondiente previo al inicio de la actividad.

De cara a realizar el tratamiento sobre el suelo existente, la mayor dificultad se centra en el acondicionamiento previo del suelo. Para ello, y con ayuda de máquinas desbastadoras y aspiradoras, hemos procedido a atacar el hormigón hasta eliminar todo resto de grasa y aceite, con el fin de dejar la superficie limpia y el poro abierto para una buena adherencia de la imprimación.

pavimento-epoxi-03    pavimento-epoxi-06

A continuación hemos aplicado dos capas de imprimación epoxi al agua, la cual es el perfecto puente de adherencia entre dicho suelo las siguientes capas de pavimento de resina epoxi.

Una vez seca, procedemos a aplicar una primera capa de mortero epoxi mediante el uso de llanas, alcanzando un espesor cercano a los 3 mms. Dicha capa esta compuesta por una mezcla de resina epoxi y áridos que aportarán al suelo la base y la resistencia necesaria para dicha industria. En este caso, al tratarse de una industria que trabaja con acero y piezas muy pesadas, la resistencia del suelo es el principal punto a tener en cuenta.

pavimento-epoxi-08    pavimento-epoxi-07

Una vez finalizada y seca la capa de mortero epoxi, aplicamos una capa de resina epoxi de 1 mm de espesor con el propósito de reforzar la base y reducir el efecto antideslizante que proporcionan los áridos.

Para finalizar, aplicamos dos capas de pintura epoxi delimitando con diferentes colores la zona de actividad, pasillos y rayas. Entre cada capa realizamos un lijado de la superficie hasta alcanzar el punto antideslizante deseado.

Finalmente obtenemos un pavimento de resina epoxi antideslizante de unos 5 mms de espesor, altamente resistente y con una apariencia estética considerable. Re pintando las paredes y zócalos obtenemos una gran mejoría en el taller.

pavimento-epoxi-05    pavimento-epoxi-04

Sumado a ello, y quizás el punto más importante, hemos aplicado el tratamiento de protección correspondiente al hormigón, de manera que a partir de este momento, el mantenimiento del suelo con el paso de los años solo podrá exigir alguna que otra capa de pintura, pero no será preciso preocuparse por la base y el estado del hormigón.