Impermeabilizaciones Cubiertas con Corcho

  • 0

Impermeabilizaciones Cubiertas con Corcho

En nuestra siguiente obra hemos procedido a impermeabilizar una cubierta con corcho. Dicha obra se ha llevado a cabo en la localidad de Ordizia, provincia de Guipuzcoa.

Como ya hemos enseñado en otros post, el corcho triturado es un material ecológico que se adapta a numerosos sistemas de impermeabilización, aislamiento y almacenamiento energético.

Para ello, el corcho triturado debe ir en combinación con otros componentes, principalmente resinas acrílicas que ayuden a la compactar y adherir dicho material a las superficies.

Nos encontramos con una cubierta de hormigón, subdividida en balsas que se encargan de almacenar el agua proveniente de la lluvia con el fin de proteger y aislar la misma. Este tipo de cubiertas era muy utilizado en las construcciones años atrás. Actualmente, debido a los problemas y riesgos de humedades y filtraciones que generan este tipo de cubiertas, su uso ha disminuido.

Puestos en la obra, comenzamos por evacuar el agua de todas las balsas y limpiar las mismas. Una vez seca toda la superficie de la cubierta, procedemos a aplicar 2 manos de imprimación acrílica mediante la proyección con bomba airless. Dicha imprimación es de base agua y esta compuesta principalmente por resinas acrílicas que penetrarán en el hormigón y servirán de puente de adherencia para la aplicación del corcho.

Tras dejar secar la imprimación, aplicamos una primera capa de nuestro mortero de corcho impermeabilizante. Dicho mortero está principalmente compuesto por granos gruesos y finos de corcho triturado, impermeabilizante cementoso, áridos y resinas acrílicas. Mediante la aplicación a llana, obtenemos una primera capa que saneará la superficie, cerrará poros y grietas, alcanzo en sí un espesor promedio de 5-7 mms.

Al tratarse de una formulación enlazada con resinas acrílicas de alta elasticidad, no es preciso colocar en la superficie previamente ninguna malla o sistema de sujeción similar, ya que dicha base está formulada para aplicarse de manera continua sin generar fisuras o grietas en la misma.

Una vez seca, aplicamos una segunda capa de mortero de corcho impermeabilizante. En esta ocasión, la composición es similar a la primera capa, solo que los granos de corcho triturado serán de grano fino únicamente para recubrir los espacios restantes y dar un mejor acabado a la superficie. Esta capa se aplica también a llana, dejando una menor cantidad que la primera capa, aportando a la superficie entre 2-3 mms más de espesor.

Una vez aplicado el mortero de corcho en la superficie, nos centramos en el perímetro de la cubierta. Al igual que en el suelo, limpiamos, saneamos e imprimamos todo el perímetro con imprimación acrílica. Tras dejar secar, sellamos todo el perímetro con masilla acrílica, colocamos una venda de fibra de vidrio e impermeabilizante y aplicamos 2 capas de mortero de corcho impermeabilizante encima. Tratamos el perímetro hasta una altura considerable, siempre por encima del nivel máximo que pueda alcanzar el agua.

Con toda la cubierta tratada, procedemos a proyectar encima del corcho, 2 capas de impermeabilizante líquido mediante bomba airless. Este impermeabilizante principalmente compuesto por resinas acrílicas, dará una protección superficial al mortero de corcho y lo protegerá del desgaste ocasionado por el sol.

Como mantenimiento de la cubierta, en los meses de primavera más avanzados, previo al verano, aplicaremos 2 capas adicionales de impermeabilizante caucho, algo más espesas que las capas previas, con el fin de garantizar la protección de la cubierta a la intemperie durante varios años más.

Una vez más, el corcho en combinación con otros materiales, es una excelente sistema de protección, impermeabilización y aislamiento. Al ser un sistema que va totalmente adherido a la superficie, su efectividad contra las filtraciones y goteras es altamente superior a otros sistemas como puede ser la tela asfáltica.


  • 0

Impermeabilizaciones de cubiertas y terrazas

Impermeabilizaciones de cubiertas y terrazas

Con la llegada de la primavera y verano, entramos en una época óptima para las Impermeabilizaciones de cubiertas y terrazas, así como cualquier tipo de obra o reforma en exteriores.

Es por ello, que muchas personas optan por dichas fechas para resolver problemas de humedades, goteras o dar un aspecto nuevo y renovado a sus terrazas y cubiertas.

Hay numerosos sistemas para impermeabilizar cubiertas y terrazas, cada de uno de ellos varía en base a las necesidades del cliente, al posterior uso de la superficie, si será transitable o no, etc. Por ello, en este post daremos 2 ejemplos de sistemas de impermeabilización totalmente diferentes en obras recientes.

    

Comenzamos con una cubierta ubicada en la provincia de Guipuzcoa, la cual, además de tener problemas de filtraciones de agua, presentaba un aspecto antiguo debido a la baldosa rugosa con la que estaba realizada.

Dicha baldosa, con el paso del tiempo ha acumulado mucha suciedad entre las juntas, entre los poros y con la dilatación propia de los espacios exteriores, ha comenzado a presentar filtraciones de agua. Sumado a ello, el propietario desea convertir el espléndido espacio de su terraza en una zona de juegos para sus hijos pequeños, lo que supone un reto de impermeabilización, estético y funcional.

Para ello hemos optado por revestir la cubierta completa con corcho triturado en mezcla con resinas acrílicas altamente elásticas e impermeables.

   

Comenzamos por limpiar correctamente la superficie y aplicar 2 capas de imprimación acrílica. A continuación, mediante el uso de llana, aplicamos una primera capa de la mezcla de corcho triturado y resinas a toda la superficie, incluyendo el zócalo vertical de la pared hasta 50 centímetros de altura.

En todas las impermeabilizaciones es imprescindible siempre tratar tanto el plano horizontal (suelo) como un cierto margen del plano vertical (pared), ya que el perímetro que hace esquina entre ambos, suele ser el principal punto o foco de filtraciones y goteras.

   

Una vez seca, aplicamos una segunda capa de corcho triturado y resinas acrílicas, también a llana, para alcanzar un grosor final de unos 10 mms de espesor. Con dicha capa, hemos tapado completamente la antigua baldosa y sus juntas, creando una superficie continua, impermeable y elástica. Al mismo tiempo tenemos una superficie esponjosa y agradable, muy similar al caucho o goma molida usado para el desarrollo de parques infantiles.

Posteriormente, aplicamos 5 capas a rodillo de impermeabilizante elástico para exteriores, hasta recubrir la superficie del corcho obteniendo la rugosidad superficial y el color deseado.

   

Con ello, obtenemos una superficie continua, impermeable, estética e ideal para el desarrollo de actividades sobre la misma, tanto de niños como de adultos. Su futuro mantenimiento será escaso, ya que debido a su correcta adherencia sobre toda la superficie, bastará con renovar la misma con alguna capa extra impermeabilizante con el paso de los años.

En el segundo caso, nos encontramos con una terraza o balcón el cual, al igual que en el caso anterior, presentaba una superficie de plaqueta antigua, con fisuras, grietas, roturas y filtraciones.

   

Para solucionar dichos problemas, en este caso hemos optado por un sistema impermeable bastante parecido al caso anterior, pero con finalidades diferentes.

Hemos desbastado la superficie completa hasta retirar el esmalte superficial de la plaqueta. Posteriormente hemos aplicado 2 capas de imprimación acrílica.

A continuación aplicamos 1 capa de pavimento cementoso acrílico, el cual nivelará la superficie, rellenará grietas y fisuras y nos proporcionará la base de nuestro sistema.

Una vez seco, aplicamos una segunda capa de nuestro pavimento cementoso acrílico, con acabado ligeramente rugoso, alcanzando así una superficie de unos 5 mms de espesor que tapará por completo la plaqueta antigua.

Tras ello, finalizamos el mismo con 3-5 capas de impermeabilizante elástico para exteriores en el color deseado. Como resultado obtenemos una terraza totalmente renovada, impermeabilizada, funcional y transitable.

   

Como hemos indicado, existen numerosos sistemas impermeabilizantes y cada uno de ellos se adapta a cada caso, en base a la superficie a tratar, las necesidades del cliente y su posterior uso.