Impermeabilización Ignifuga e Intumescente

  • 0

Impermeabilización Ignifuga e Intumescente

Uno de los sistemas de prevención que más ha avanzado en la última década en el mundo de la construcción es la prevención contra el fuego. Ciertas normativas nuevas exigen cada día más la protección ignifuga o intumescente adecuada en cada caso, para conseguir el menor daño posible de cara a un accidente o incendio.

Para ello el avance químico en pinturas, impermeabilizantes y masillas, nos permite encontrar numerosos productos ignífugos e intumescentes en el mercado y hacer uso de ellos para proteger los espacios en los que después habitaremos, trabajaremos o transitaremos.

En esta ocasión, como ejemplo, vamos a hablar de un trabajo bastante completo en el que pudimos experimentar bastantes tratamientos anti fuego en un mismo espacio.

Nos encontramos con un techo y estructura armada completamente de madera, la cuál iba a ser transitable posteriormente y tenía un alto riesgo de expansión en caso de incendio.

impermeabilizaciones-22

Para comenzar con el tratamiento, empezamos limpiando correctamente la superficie a tratar, eliminando al completo restos de polvo o suciedad. Seguido aplicamos dos capas de imprimación a base de resinas acrílicas que darán protección a la madera, sellarán el poro y nos servirán como puente de adherencia para las siguientes capas.

A continuación procederemos a sellar todas las juntas de cada plancha de madera con masilla intumescente. La misma viene servida en cartuchos individuales similares a cualquier otra masilla y se aplican del mismo modo, con una simple pistola de sellar. La función intumescente, a diferencia de la ignifuga, tiene la capacidad de multiplicar su volumen por 10 veces ante el fuego, siendo perfectamente resistente al mismo y aumentando su protección.

Para asegurarnos nuestra impermeabilización, procederemos a revestir toda la superficie al completo, con paños grandes de fibra de vidrio e impermeabilizante ignifugo. Aplicaremos a rodillo una gruesa capa en el suelo imprimado, colocaremos la fibra de vidrio y daremos otra gruesa capa encima, fijando la fibra y peinando cualquier tipo de bolsa o arruga.

Una vez seco, usaremos una bomba airless de gran potencia para la aplicación uniforme de una nueva capa de impermeabilizante ignifugo o anti fuego que sellará al completo el poro, nos dará la protección al agua necesaria y llegando al grosor exigido, conseguiremos un perfecto tratamiento anti fuego.

En esta ocasión, al tratarse de un suelo además transitable, hemos agregado una capa más fina al final de dicho impermeabilizante ignifugo, a la cual le hemos espolvoreado pizarra molida, generando así un espacio transitable, antideslizante, de diseño y con toda la protección necesaria para proteger la madera ante el fuego.


Leave a Reply