Category Archives: Pintura Suelos

  • 0

Pavimentos Resina Epoxi Autonivelante

Pavimentos Resina Epoxi Autonivelante

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un pavimento de resina epoxi autonivelante a los suelos de la planta de Ekin en Amorebieta, Vizcaya.

Ekin es una de las principales empresas de nuestra zona en su sector y es un placer para nosotros encargarnos habitualmente del mantenimiento de los suelos de sus plantas.

En esta ocasión, hemos desarrollado mantenimiento y aplicación de pavimento de resina epoxi a zonas nuevas en la planta de Amorebieta.

     

Hemos tratado varias zonas de la planta, una zona de almacenaje la cual presentaba un suelo previo de hormigón considerablemente deteriorado por el uso y vertidos, la zona correspondientes a los pasillos, la cual ya tenía previamente un pavimento epoxi el cual hemos mejorado aportando un sistema antideslizante y la zona de máquinas correspondiente a la producción, la cual es siempre la zona más difícil a tratar dadas sus dificultades y el correspondiente estado de los suelos.

     

Cada zona, al ser diferente y tener una base diferente, debemos tratarla con un sistema diferente. Comenzamos con la zona correspondiente al almacenaje. Dicha zona presenta un hormigón no tan deteriorado superficialmente, pero si con una cierto nivel de filtrado de aceites acumulado en sus capas superiores. Para este caso, el acondicionamiento previo ideal es preparar la superficie mediante el desbastado, siendo el mismo llevado a cabo por máquinas desbastadoras conectadas a aspiradoras, las cuales limpiarán y actuarán en la superficie de manera orbital. Al atacar la superficie de manera orbital, las piezas de acero con diamante harán un pulido que removerá algo menos de 1mm de la superficie, dejando la misma limpia y preparada para la aplicación del pavimento epoxi.

     

La siguiente zona es la correspondiente a los pasillos. Dicha zona ya presentaba un pavimento epoxi autonivelante previo, pero con acabado superficial liso. El problema de dicha zona es que con la presencia de aceites en el suelo, propios de la actividad de la empresa, la misma se vuelve algo resbaladiza. La solución para este caso es aplicar un sistema antideslizante multi capa epoxi. Para el acondicionamiento previo, a diferencia de la zona anterior, el pavimento epoxi actual había protegido el suelo de la penetración de los vertidos, entonces nos es suficiente con limpiar la superficie varias ocasiones con una máquina de limpieza y líquido desengrasante. Una vez seca, abriremos el poro del pavimento epoxi actual con una máquina lijadora industrial, que de manera orbital se encarga de rayar la superficie y favorecer a la adherencia del sistema posterior.

     

La última y más complicada zona a preparar, es la que abarca el espacio entre máquinas y producción. Dicha zona, al igual que la primera, tiene un suelo de hormigón, pero en este caso el mismo ha absorbido durante años una cantidad muy elevada de aceite y grasa y su preparación es más laboriosa porque hay que remover a mayor profundidad. Para ello utilizamos nuestra máquina fresadora o escareadora de suelos. La cual, a diferencia de la desbastadora o pulidora, no gira de manera orbital, si no como si fuera un rodillo, similar a las máquinas que retiran el asfalto viejo de las carreteras. Cuenta con piezas de acero y diamante, las cuales se encargarán de retirar un capa de hormigón cercana a a los 5mm de espesor. Se eliminará la capa de hormigón que sea precisa para que nuestro pavimento de resina epoxi se adhiera correctamente.

     

Una vez preparadas las 3 superficies a tratar, el posterior sistema para todas ellas es similar. Comenzamos aplicando 1 capa de imprimación epoxi con espolvoreado de arena de sílice, la cual nos ayudará a la adherencia de la posterior resina epoxi y generará una superficie rugosa que nos permitirá dejar un mayor espesor en cada capa.

     

Tras dejar secar, aplicamos una capa de resina epoxi autonivelante mediante el uso de la llana de dientes, sumado a ello espolvoreamos arena de sílice hasta saturar la resina, creando la base de los suelos con un espesor cercano a los 5 mms. Dicha base es la parte más resistente del suelo y es la encargada de nivelar y rellenar todos los agujeros, juntas y defectos del mismo.

     

A continuación aplicamos una segunda capa de resina epoxi autonivelante, aproximadamente de 2-3 mms de espesor. Dicha capa saturará el pavimento de resina previo, reduciendo la rugosidad que aporta la arena de sílice. El objetivo de esta capa de resina es aportar una mayor resistencia e impermeabilidad a la superficie, así como lograr un suelo correctamente nivelado.

     

Como parte final del pavimento, aplicamos dos capas de pintura epoxi con antideslizante incorporado, la cual dará el acabado a la superficie, aportando al mismo características antideslizantes, impermeabilidad y mayor facilidad a la hora de limpiar la misma. También será la encargada de aportar los colores que delimitarán los pasillos y zona de actividad, aumentando considerablemente la estética de la planta.

     

Como punto final, pintamos todas las rayas que delimitan las zonas, pasillos, salas y pasos de peatones con pintura epoxi, formulada especialmente para señalización en pavimentos interiores.

     

Como resultado final obtenemos un pavimento de resina epoxi autonivelante. Compuesto por unos 7 mms de espesor, con altas propiedades higiénicas, antideslizantes y sobre todo de resistencia y protección a los suelos de la planta. Sumado a ello, la alta estética que nos aporta el acabado epoxi.


  • 0

Pintura Epoxi Alimentaria

Pintura Epoxi Alimentaria

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de pintura epoxi alimentaria a un pabellón industrial ubicado en la ciudad de Vitoria, Álava.

Nos encontramos con un pabellón industrial que se va a reformar para el cambio de actividad. El mismo cuenta con una explanada de almacenaje de 800 metros cuadrados y 200 metros cuadrados de cámaras de conservación.

Debido a que la actividad de la nueva empresa va a ser el almacenaje, reparto y distribución de suministros farmacéuticos, uno de los puntos importantes a tener en cuenta es la higiene de los espacios donde se va a desarrollar la actividad.

     

En este caso, uno de los mejores sistemas para cumplir con las normativas alimentarias y de sanidad actuales, es la aplicación de pintura epoxi alimentaria en los suelos de la superficie a trabajar.

     

La pintura epoxi alimentaria, puede presentarse en 2 versiones, pintura epoxi de 2 componentes y base disolvente o pintura epoxi al agua, también de 2 componentes.

     

Ambas pinturas tienen unas propiedades excelentes, similitudes y diferencias; las cuales según la exigencia posterior a la que se someterán, hacen que unas sean más óptimas para un tipo de superficie que las otras.

En nuestro caso, hemos optado por usar ambas pinturas, la pintura epoxi alimentaria base disolvente, y la pintura epoxi al agua alimentaria. Dado que dicha obra nos permite el uso de ambas, este trabajo nos sirve como un claro ejemplo para diferenciar a las mismas y sus propiedades.

     

Manos a la obra, como es habitual comenzamos con el acondicionamiento previo. Para ambas superficies, tanto el suelo que será de la zona de carga y descarga, como los suelos correspondientes a la zona de almacenaje y conserva, el tratamiento previo es el mismo. Comenzamos desbastando ambas superficies, eliminando cuidadosamente todo resto de suciedad, grasa, aceites, etc. Una vez concluida dicha labora, aspiramos todos los suelos y nos garantizamos que el poro se encuentra correctamente abierto para la aplicación de la imprimación.

Aplicamos una capa de imprimación a toda la superficie con imprimación expoxi al agua. Dicha imprimación penetra perfectamente sobre el suelo de hormigón previamente acondicionado, tiene una excelente aceptación con los espacios húmedos y nos servirá de puente de adherencia para la posterior aplicación de la pintura.

     

Una vez seca, procedemos a sellar todas las juntas, grietas y agujeros que presentan los suelos con masilla epoxi. Realizamos también la creación de medias cañas en los perímetros de las cámaras con mortero epoxi. Dicho procedimiento es suma importancia, ya que el mismo proporcionará a los suelos la continuidad precisada para un espacio más higiénico. Normalmente la presencia de juntas y grietas son focos de suciedad que hay que evitar en la industria alimentaria y de salud.

     

Tras dejar secar nuestro tratamiento previo, aplicamos 2 capas de pintura epoxi al agua alimentaria a todos los suelos que conforman las cámaras de almacenaje y conserva. Al tratarse de un espacio que será mantenido con temperatura regulada, principalmente cerrado, su humedad ambiental será mayor y en este caso el epoxi al agua es el sistema ideal para soportar esta actividad. Su resistencia superficial es algo menor que la del epoxi base disolvente, pero al tratarse de una superficie en la cual van a transitar solo personal y transpaletas, es más que suficiente.

    

Para el caso de la superficie restante de la planta, la cual va a ser utilizada para la carga y descarga, optamos por aplicar 2 capas de pintura epoxi alimentaria de base disolvente. La misma tiene una mayor resistencia que el epoxi al agua ante el futuro paso de carretillas elevadoras por encima constantemente y su acabado es también altamente higiénico. Al ser un espacio abierto y grande, el ambiente no tendrá carga de humedad en exceso como era el caso de las cámaras y por ende es el sistema ideal para este tipo de espacios.

   

Como resultado final, obtenemos un pabellón industrial altamente adaptado a las condiciones higiénicas y de salud que exige su actividad, con los mejores sistemas actuales del mercado y contando con una estética considerable.

    

 


  • 0

Pavimento Para Parking

Pavimento Para Parking

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un pavimento para parking en la ciudad de Vitoria, provincia de Álava.

Son numerosos los sistemas que se pueden aplicar en los suelos de los parkings, desde pinturas epoxi, poliuretano, epoxi al agua, pavimentos de resina epoxi, etc. Sin embargo, la correcta elección del sistema idóneo para cada suelo y su correcta aplicación, garantizarán la durabilidad de cada sistema.

     

Normalmente los parkings o garajes presentan un suelo de hormigón pulido o semi pulido. En muchas ocasiones, nos encontramos parkings donde se ha optado por dejar los suelos sin protección alguna, con el hormigón tal cual ha sido aplicado y con el paso de los años el deterioro del mismo es más que considerable.

     

Sea cual sea la situación, el hormigón de los suelos de los parkings o garajes siempre debe ser protegido, con la finalidad de conservar el mismo creando una capa impermeable que lo proteja y evite que los vertidos penetren en el mismo. Dicho sistema debe ser efectivo, ya que de lo contrario, al poco tiempo ciertas pinturas o pavimentos mal aplicados comenzarán a despegarse parcialmente dejando nuevamente el hormigón desprotegido.

     

Donde se presentan parkings con superficies muy grandes, localizadas en muchos metros cuadrados distribuidos en varias plantas, uno de los sistemas efectivos y económicos es la aplicación de pintura epoxi al agua. La misma es idónea para su adherencia sobre superficies que presentan humedad, es un excelente puente de adherencia sobre el hormigón y la aplicación de dicha pintura puede ser llevada a cabo tanto de manera transparente como coloreada con el color deseado. En cualquiera de los sistemas destinados para proteger el suelo, la mayor parte del éxito dependerá del acondicionamiento previo.

     

Un correcto acondicionamiento previo de la superficie, con desbastado de la misma y aspirado, más una correcta imprimación y estudio de la humedad del suelo, nos garantizarán que las siguientes capas queden bien adheridas. Otro sistema muy usado es la pintura, tanto de poliuretano, como epoxi. En nuestra empresa, para trabajos en interiores siempre priorizamos el uso del epoxi, ya que en la actualidad es probablemente al resina más resistente a nivel superficial. Con una correcto acondicionamiento previo, imprimación y un espesor de al menos 1mm proporcionado por 3 capas consistentes de pintura epoxi mediante rodillo, podemos considerar la aplicación de pintura epoxi como otro sistema idóneo para los suelos de los parkings y garajes.

     

Cuando nos encontramos con un suelo el cual presenta un hormigón dañado superficialmente o con muchas marcas, la opción de mayor efectividad para el suelo de un parking es el pavimento de resina epoxi. Tras el acondicionamiento previo habitual, la imprimación epoxi, el sellado de juntas y una capa de resina epoxi aplicada a llana, obtenemos un pavimento epoxi con un espesor cercano a los 3mms. Dicho pavimento, tendrá una resistencia muy superior a los sistemas previamente mencionados y su durabilidad con el paso de los años será mucho mayor.

     

En la obra correspondiente al parking de Vitoria citado en este post, hemos llevado a cabo la aplicación de un pavimento epoxi ideal para parkings y garajes. Previamente hemos desbastado y aspirado la superficie, hemos aplicado una capa de imprimación epoxi con áridos y 2 capas de resina epoxi. Como resultado obtenemos un suelo completamente protegido, continuo y con una alta resistencia, conservando la estética propia de dicho material.

     


  • 0

Suelo Epoxi Autonivelante en Vizcaya

Suelo Epoxi Autonivelante en Vizcaya

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un Suelo Epoxi Autonivelante en Vizcaya, en la localidad de Amorebieta-etxano, en la planta industrial de la empresa Ekin.

Dicha empresa dispone de varios sectores dentro de su planta industrial y en esta ocasión hemos realizado la aplicación de un pavimento epoxi  a los suelos que abarcan la ampliación de sala blanca y baños.

En el caso de los baños, nos encontramos con un suelo de baldosa o plaqueta, algo antiguo y parcialmente desgastado, el cual como principal inconveniente presenta la falta de adherencia cuando se moja o los operarios tienen restos de aceite y grasa en su calzado. En el caso del sector de ampliación de la sala, nos encontramos con un suelo de hormigón viejo, con ciertos signos considerables de grasa y aceite absorbidos.

    

Para ambas superficies el acondicionamiento previo es similar, comenzamos desbastando la superficie mediante una desbastadora o pulidora orbital, la cual gracias a sus discos metálicos diamantados, obtenemos una limpieza en seco total de la superficie, así como la apertura del poro superficial para posterior excelente adherencia.

     

Una vez desbastada y aspirada meticulosamente toda la superficie, procedemos a aplicar una capa de imprimación epoxi con espolvoreo de áridos, con el fin de obtener una superficie de excelente agarre para la capa posterior. Los áridos espolvoreados sobre la imprimación generan entre si espacios que nos permitirán dejar una capa más gruesa de resina en nuestra siguiente mano.

     

Una vez seca la imprimación, aplicamos una capa de resina epoxi autonivelante mediante el uso de la llana, la cual aportará al suelo un espesor aproximado de 3 o 4 mm. Dicha capa corrige todos los defectos principales de la superficie, aportando nivelación y resistencia al suelo.

     

Transcurridas 24 horas de secado, nos encargamos de sellar con masilla epoxi las grietas o fisuras restantes que se hayan generado tras absorberse la capa de resina epoxi previa. Tras ello, lijamos y aspiramos la superficie asegurándonos que la misma se encuentra en óptimo estado para la aplicación final de pintura epoxi.

     

Como terminación aplicamos 2 capas de pintura epoxi, dejando 24 horas de secado entre si, con el fin de aportar al suelo el acabado final. Para el caso de los baños, optamos por colorear previamente la capa de resina epoxi y aplicar un tratamiento antideslizante como acabado para evitar futuros resbalones.

     

En el caso del suelo principal de la planta, debido a las altas exigencias de higiene que precisa la superficie, optamos por adicionar 2 capas de pintura epoxi, a lo que ya era la capa de pavimento epoxi autonivelante existente.

     

En otras ocasiones y exigencias, basta con colorear la primera capa de epoxi autonivelante del color deseado con el fin de usar la misma como acabado de la superficie. Ambas opciones son excelentes sistemas y aportan al suelo una protección completa de manera duradera.

     


  • 0

Aplicación de Vermiculita y Pintura Epoxi para Suelos

Aplicación de Vermiculita y Pintura Epoxi para Suelos

En nuestra siguiente obra hemos realizado la Aplicación de Vermiculita y Pintura Epoxi para Suelos. Con la reforma completa en una planta industrial ubicada en la localidad de Zarátamo, Vizcaya, se nos han designado las labores de aplicación de vermiculita y perlita ignífuga a la estructura metálica de las paredes y la aplicación de pintura epoxi a todo el suelo de la planta.

     

Comenzamos con la aplicación de vermiculita y perlita, así como la colocación de pladur ignífugo para darle a la nave una protección anti fuego correspondiente a la normativa actual. Al tratarse de una superficie a tratar amplia, una vez colocado el pladur ignífugo en el techo, hemos decidido por proyectar la vermiculita y perlita a máquina, agilizando de ese modo el proceso.

     

La perlita es una roca volcánica, vítrea, que contiene agua en el interior de su molécula, que debidamente triturada y después de un proceso de expansión (aumenta 20 veces su medida) a una temperatura de 1.200 ºC sigue conservando todas las propiedades iniciales del mineral; no es tóxica, es incombustible y es muy ligera.

El mortero de perlita utilizado en la protección pasiva contra el fuego está compuesto por áridos ligeros de perlita y vermiculita, ligantes hidráulicos, controladores de endormecimiento y material rodante de proyección.

Para su aplicación hacemos uso de una máquina especial mezcladora automática de proyección por vía húmeda con bomba helicoidal. Es una máquina bastante particular, usada únicamente para este tipo de aplicaciones.

     

Una vez finalizada la protección contra el fuego, comenzamos con la aplicación de pintura epoxi a todos los suelos de la planta.

     

Para ello, como es habitual comenzamos con el acondicionamiento previo del suelo. Una vez despejado el mismo, procedemos a desbastar toda la superficie, mediante máquinas desbastadoras orbitales conectadas a aspiradoras industriales, eliminando todo tipo de suciedad, grasa o aceite del suelo, sin generar polvo alguno.

     

Una vez desbastada y aspirada toda la superficie, procedemos a sellar las juntas y tapar los desperfectos del suelo más grandes con masilla epoxi. Tras dejar secar la masilla epoxi, aplicamos una capa de imprimación epoxi a toda la superficie.

     

Una vez seca la imprimación epoxi, delimitamos la zona de pasillos y la zona de almacenaje, diferenciando la misma con color gris para los pasillos y color rojo para la zona de almacenaje. Aplicamos así una primera mano de pintura epoxi para cada color y sector.

     

Tras dejar secar nuevamente 24hs, aplicamos una segunda capa de pintura epoxi para suelos a cada sector, obteniendo así el acabado del suelo. Obtenemos una superficie altamente resistente, óptima para el desarrollo de la actividad posterior de la empresa y con una apariencia altamente estética. Al haber hecho una acondicionamiento previo e imprimación óptima, podemos garantizar la duración de dicha pintura epoxi por muchos años.

     

Como tarea final, delimitamos y pintamos las rayas que separarán la zona de pasillos de la zona de almacenaje. Para ello usamos nuevamente pintura epoxi de color blanco, la cual tras su cristalización al secado, nos permitirá tener una rayas resistentes y que conserven su color blanco durante mucho más tiempo que otras pinturas.

     

Como resultado obtenemos una nave totalmente reformada, actualizada y en cumplimiento de las normativas.

     


  • 0

Pavimentos Epoxi para Naves Industriales

Pavimentos Epoxi para Naves Industriales

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de Pavimentos Epoxi para Naves Industriales en los suelos de una planta industrial ubicada en la provincia de Guipuzcoa.

Se trata de una planta industrial con mucha actividad e historia en nuestra provincia, con más de 40 años de actividad en su sector, la cual conlleva a ser un plazo más que considerable para la rehabilitación de sus suelos.

     

La actividad de dicha empresa genera vertidos de grasa y aceites frecuentemente en los suelos de la planta. Al tener un suelo de hormigón virgen, esos vertidos han ido penetrando en el hormigón año tras año, lo que genera que su tratamiento en la actualidad sea bastante complicado y se precise de maquinaria especial para el mismo.

     

Los suelos de algunas zonas de almacenaje y pasillos presentan un hormigón regular y bastante liso. En dicho caso, usaremos una máquina desbastadora, que eliminará la grasa y el aceite del suelo mediante la acción orbital de sus segmentos diamantados. Este sistema se usa para preparar superficies emitiendo un daño menor en las mismas, los cuales serán más fáciles de emparejar posteriormente.

     

Sin embargo, en los suelos de la zonas de producción, nos encontramos con un hormigón más dañado y con una mayor concentración de grasa y aceite adheridos. En este caso, es preciso usar un máquina fresadora, que tras diversas pasadas por la misma superficie, logrará eliminar todo tipo de grasa. Dicho sistema es mucho más agresivo que el anterior y la zona tratada con la fresadora deberá recibir un nivelado previo para emparejar los defectos generador por la maquinaria.

     

Una vez preparadas las superficies, exentas de grasa, aceite y polvo, procedemos a aplicar 2 manos de imprimación epoxi sobre el hormigón. Una primera capa, algo más diluida para que penetre y una segunda capa menos diluida con el fin de que permanezca en la superficie, mientras espolvoreamos los primeros granos de arena de sílice. El espolvoreo de dicha arena en la imprimación epoxi, nos ayudará a fijar una mayor cantidad de resina epoxi en la posterior capa que aplicaremos.

     

Tras dejar secar la imprimación epoxi durante 24 horas, comenzamos a nivelar los suelos que han sido más dañados por la acción de la fresadora. Para ello aplicamos una capa de resina epoxi mediante el uso de la llana y espolvoreamos abundante arena de sílice sobre la misma. El espolvoreo de áridos aportará espesor y resistencia a la base del suelo, siendo un combinación con la resina epoxi, uno de los mejores sistemas para la base de cualquier pavimento.

     

En el caso de los suelos que han sido desbastados, al presentar una superficie bastante lisa, procedemos directamente a aplicar la capa de resina epoxi de acabado, también mediante el uso de la llana, alcanzando aproximadamente 3 mms de espesor. En dichos suelos la capa de nivelación previa no es necesaria. La capa de resina epoxi autonivelante aplicada será suficiente para corregir todos los defectos de la superficie y al llevar áridos integrados en su mezcla, tendrá la dureza y resistencia necesaria para soportar la posterior actividad de la empresa.

     

Una vez que hemos procedido a nivelar todos los suelos mediante la aplicación de resina epoxi autonivelante, daremos a los mismos un acabado antideslizante. Dada la actividad de la empresa, es imprescindible que los suelos sean antideslizantes, evitando así accidentes ante la presencia de aceite o vertidos en los mismos. Para ello, vamos aplicar directamente sobre la resina epoxi, dos capas de pintura epoxi, combinada con áridos que darán al suelo el acabado rugoso antideslizante deseado.

     

Aplicamos pintura epoxi de color azul para las zonas de producción y almacenaje y pintura epoxi de color gris para los pasillos. La pintura epoxi puede ser coloreada según el gusto y la preferencia basándonos en la variedad de colores presentes en la carta RAL.

     

Una vez concluida la aplicación de pintura epoxi antideslizante, delimitamos cada zona con el pintado de las rayas, usando también pintura epoxi de color blanco para el desarrollo de las mismas.

     

Como resultado final, obtenemos un pavimento de resina epoxi continuo y antideslizante. El mismo es ideal para las actividades industriales más exigentes y con mayor desgaste de suelos. Su garantía es de 10 años y su mantenimiento es sencillo. Con el paso de los años, bastará con limpiar y lijar la superficie y aplicar 2 capas de pintura epoxi, para tener un suelo prácticamente nuevo, con una apariencia moderna y profesional.

     


  • 2

Pavimento Para Naves Industriales en Guipuzcoa

Pavimento Para Naves Industriales en Guipuzcoa

Una de nuestras especialidades y trabajos que más llevamos a cabo, es la aplicación de pavimentos para naves industriales. En nuestra provincia Guipuzcoa, así como provincias cercanas, tenemos numerosas obras realizadas en naves y plantas industriales.

Existen diversos sistemas y posibilidades a la hora de tener que aplicar un pavimento en el suelo de una nave industrial. Cada sistema se adapta mejor a cada situación y en cada caso deben tomarse muchas variables a considerar.

     

Lo primero a evaluar es el estado del suelo existente en la planta industrial, si el mismo presenta un pavimento antiguo o no, si dicho pavimento está correctamente adherido o parcialmente, si por el contrario se encuentra el hormigón “virgen” sin ningún tipo de pintura para suelos o tratamiento antipolvo superficial. Tras ello se deben evaluar otras condiciones, que determinarán la decisión del pavimento a aplicar; tales como la humedad del ambiente y suelo, la cantidad de grasa o aceite filtrado a lo largo del tiempo, etc.

     

En esta ocasión nos han designado un trabajo de rehabilitación del suelo en una nave industrial ubicada en la localidad de Azpeitia. Debido al desprendimiento parcial de la pintura de poliuretano existente en los pasillos de la planta, así como el desprendimiento parcial del pavimento de resina existente en las entradas y zonas de carga de la planta, es preciso rehabilitar los mismos para conseguir una protección del hormigón y mejorar el aspecto estético, reforzando la adherencia y resistencia de los suelos.

En este caso, a la hora de evaluar la causa que ha llevado a que dicha pintura y pavimento se desprendan parcialmente día a día, hemos identificado claramente que la empresa que ha hecho dichas labores previas de pavimentado y pintado, no ha tenido en cuenta un correcto acondicionamiento previo.

     

Confirmado esto, no es recomendable seguir aplicando pavimentos o pintura sobre el suelo existente, ya que el mismo podría desprenderse nuevamente siendo el caso que la base no está correctamente adherida. La solución en este caso, es desprender por completo el suelo existente y aplicar un nuevo pavimento o pintura.

Para ello, hemos procedido a fresar o escarear la zona que tenía el pavimento de resina hasta retirar el mismo. En las zonas que presentaban pintura, nos ha bastado con pasar la desbastadora para desprender la misma. En el caso del desbastado el daño ocasionado al suelo es menor y por lo tanto dicha superficie puede ser re pintada nuevamente. En el caso de la zona escareada, será preciso aplicar un pavimento autonivelante previo, para sanear el daño ocasiona al levantar el pavimento anterior.

     

Al tratarse de un suelo que ha estado desprotegido durante algunos años de actividad de la planta industrial, el mismo ha sufrido vertidos y filtraciones de aceite considerables. Dichas filtraciones han sido absorbidas por el hormigón y por ende hay que bloquear que dicho aceite vuelva a subir, pudiendo así afectar y desprender también el nuevo pavimento. Para bloquear la subida de dicho aceite, el mejor sistema es la aplicación de un pavimento cementoso acrílico. Su excelente adherencia en suelos con alta cantidad de humedad o con filtraciones, nos servirá como puente de adherencia entre el hormigón y la futura pintura epoxi.

Con la superficie ya preparada, procedemos a aplicar 2 capas de imprimación acrílica, principalmente compuesta por látex. Dicha imprimación es esencial para adherir el posterior pavimento cementoso al hormigón. Una vez seca, aplicamos 2 capas de pavimento cementoso acrílico a todos los suelos. La primera capa actuará de base, la cual corregirá los defectos generados por las máquinas y aportará resistencia y espesor al suelo. La segunda capa de pavimento tiene variaciones en la formulación respecto a la primera, con el fin de actuar como pavimento cementosos autonivelante, dando así un aspecto más liso y continuo a la superficie.

Tras dejar secar el mismo, lijamos y aspiramos la superficie y aplicamos una imprimación epoxi al agua. Dicha imprimación será el puente de adherencia entre el pavimento cementoso y la pintura epoxi de acabado.

     

Por último, aplicamos 2 capas de pintura epoxi del color deseado, obteniendo así el acabado de la superficie. Como resultado, obtenemos un pavimento ideal para naves industriales, el cual destaca por tener una excelente adherencia sobre suelos con adversidades o problemas previos, altamente resistente gracias a su composición y con el acabado estético que aporta la pintura epoxi.

 


  • 0

Aplicación Pintura Epoxi en Vizcaya

Aplicación Pintura Epoxi en Vizcaya

Continuando con la reforma de una nave industrial en Zamudio, hemos procedido a realizar  la aplicación pintura epoxi en el suelo de dicha nave.

     

Anteriormente hemos realizado diversos trabajos tales como la aplicación de pintura intumescente a vigas, estructura y pared metálica, aplicación de corcho proyectado a paredes, colocación de pladur ignífugo y pintura plástica y vigas, paredes y estructura.

Para finalizar nuestro trabajo y con la reforma prácticamente concluida, hemos tratado el suelo con pintura epoxi, previamente nivelado con pavimento de resina epoxi y pavimento cementoso de resinas acrílicas. Hacemos una comparación del estado de la planta industrial antes de la reforma y después de la misma.

    

 

Como es habitual, comenzamos el tratamiento del suelo con el acondicionamiento previo. Para ello procedemos a desbastar el mismo hasta eliminar todo rastro de grasa, aceite y suciedad superficial. Con ello, conseguimos abrir el poro tanto en el pavimento epoxi antiguo, como en la superficie de hormigón.

     

Posteriormente aplicamos 2 capas de imprimación epoxi sobre la superficie que presenta pavimento epoxi y dos capas de imprimación acrílica sobre la superficie de hormigón. Debido a las diferentes características de cada suelo, es recomendable realizar un tratamiento diferente en cada caso, hasta el punto donde se aplican las últimas capas, donde se usará pintura epoxi para ambas superficies.

     

Una vez seca la imprimación, procedemos a aplicar 2 capas de un pavimento cementoso de resinas acrílicas sobre la superficie de hormigón, hasta nivelar la misma. Dicho pavimento es de formulación propia; y en combinación con áridos y resinas acrílicas elásticas, se convierte en un pavimento ideal para adherir sobre superficies húmedas, nivelar y cuenta con una resistencia extraordinaria, muy similar a la que puede presentar cualquier pavimento de resina y siendo altamente superior a otros sistemas como puede ser la pasta niveladora.

     

En la superficie que presenta el antiguo pavimento de resina epoxi, tras verificar que el mismo se encuentra correctamente adherido al suelo, procedemos a aplicar una nueva capa de resina epoxi autonivelante, con el fin de nivelar el suelo, aportar resistencia y tapar todo tipo de daños y desperfectos.

     

Tras dejar secar ambos pavimentos, aplicamos 3 capas de pintura epoxi al suelo, dándole así un acabado altamente estético, resistente, continuo e higiénico. Otra gran ventaja de este sistema, es que el mantenimiento con el paso de los años será escaso, al tener ya unos excelentes pavimentos de base, bastará con reforzar la superficie con alguna capa de pintura epoxi extra, siendo la misma mucho menos costosa y de rápida aplicación.

     


  • 0

Pintura Plástica en Pabellones y Naves Industriales

Pintura Plástica en Pabellones y Naves Industriales

En nuestra siguiente etapa, dentro de la renovación de una nave industrial ubicada en Zamudio, hemos procedido con la aplicación de Pintura Plástica para Pabellones y Naves Industriales.

En post anteriores cometamos los trabajos realizados por nuestra empresa en dicha planta industrial. Comenzamos por la aplicación de pintura intumescente a la estructura metálica, vigas, columnas y paredes contiguas. Para ver los detalles de la aplicación, pueden hacer click en Aplicación Pintura Intumescente en Vizcaya

   

Posteriormente recubrimos el resto de las paredes mediante la aplicación de corcho proyectado. Para ver los detalles de la aplicación, pueden hacer click en Aplicación Corcho Proyectado en Vizcaya

   

Actualmente nos encontramos llevando a cabo los trabajos de rehabilitación del suelo, aplicando pavimento de resina epoxi en las zonas más dañadas y pintura epoxi al resto. Daremos detalles de dicha aplicación en futuros artículos. En este artículo vamos a describir como llevamos a cabo la terminación de las paredes y techos, previamente con sus correspondientes tratamientos; y para ello hemos finalizado las mismas con la aplicación de pintura plástica.

   

Hemos realizado por un lado trabajos de pintura plástica mediante la aplicación con bomba airless, tanto en paredes como en las vigas más grandes. Al tratarse de una superficie muy extensa, la aplicación de pintura plástica mediante bomba airless es el sistema más rápido y con mejores acabados.

Aplicamos 3 capas de pintura plástica para interiores color blanco. La misma formulada con resinas acrílicas de alta elasticidad, que se adhieren y protegen perfectamente las paredes con corcho proyectado, pintura intumescente y revoque.

   

Para las columnas, vigas y estructuras metálicas de techos y paredes, las cuales tenían previamente aplicado pintura intumescente color blanco, hemos aplicado la misma pintura plástica, pero en color azul, lo que aporta a la nave un aspecto altamente estético.

A continuación hemos llevado a cabo el pintado de tubos de emergencia, carriles de grúa y otros detalles en diferentes colores, dando así el acabado estético a las paredes y techos.

   

Como último paso, hemos colocado pladur ignífugo en todo el perímetro del techo, cumpliendo con la normativa vigente de protección contra el fuego. Una vez colocado, hemos pintado el mismo con pintura intumescente blanca, con el fin de mejorar la estética.

   


  • 0

Protección Intumescente y Pintura Epoxi en Zamudio

En nuestra siguiente obra hemos realizado la protección intumescente a la estructura metálica y vigas de una nave nueva en la localidad de Zamudio, provincia de Vizcaya. Posteriormente, nos encargamos de la pintura plástica de las paredes y la pintura epoxi del suelo.

Comenzado con la puesta a punto de la nueva nave, acorde con la normativa de prevención y protección contra el fuego, procedimos a aplicar 3 capas de pintura intumescente a toda la estructura y vigas metálicas de la dicha nave. La pintura intumescente por defecto tiene un color blanco de bajo poder cubritivo, el cual puede ser modificado hasta darle el color deseado. En nuestro caso, bajo petición del cliente, hemos aplicado pintura intumescente en color gris claro.

     

Dicha pintura intumescente, dará protección a la estructura frente a un posible caso de incendio, retrasando considerablemente el deterioro de la misma y permitiendo un mayor margen de tiempo para frenar el posible derrumbe en caso de incendio.

     

A continuación procedimos a realizar la aplicación de pintura plástica a las paredes y techos de la nave industrial. Comenzamos por una imprimación a base de resinas acrílicas y tras 2 capas más de pintura plástica proyectadas con bomba airless, obtenemos una apariencia totalmente renovada, en color blanco y con el acabado de calidad superior que proporciona una buena pintura y la aplicación mediante sistema de pistola y bomba airless.

     

Con todo ello terminado, procedimos a realizar la aplicación de pintura epoxi al suelo de toda la nave industrial. Como es habitual comenzamos con el acondicionamiento previo del suelo. Para ello desbastamos toda la superficie de hormigón, con el fin de abrir el poro y eliminar todo resto de grasa o aceite.

     

Al tratarse de un hormigón nuevo, la superficie era bastante óptima y el acondicionamiento previo era menor, aunque así mismo es importante abrir el poro correctamente para que la adherencia de la posterior pintura epoxi sea la óptima.

     

Una vez preparada la superficie, procedimos a aplicar una capa de imprimación epoxi al agua, la cual nos servirá de puente de adherencia entre el hormigón y la posterior pintura epoxi. Al tratar con epoxi al agua desde la base de la resina epoxi, podemos colorear el mismo según precisemos para ir dando fondo y cubrimiento a la superficie.

     

Tras dejar secar la misma, procedimos a aplicar 3 capas de pintura epoxi, delimitando en diferentes colores la zona de producción y almacenaje, dando un aspecto altamente estético y acorde a la imagen de la empresa.

     

Como resultado final, obtenemos la reforma de una nave industrial con una apariencia totalmente renovada y profesional, con el fin de preservar una buena imagen por muchos años. Tanto la pintura plástica en paredes, como la pintura epoxi en suelos, nos permitirán gozar de un espacio de trabajo limpio y resistente.