Monthly Archives: febrero 2017

  • 0

Aplicación Pintura Epoxi en Guipuzcoa

Aplicación Pintura Epoxi en Guipuzcoa

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de pintura epoxi a un taller gráfico ubicado en la localidad de Andoain, provincia de Guipuzcoa.

Nos encontramos con una planta del taller que presentaba un suelo de pintura epoxi anterior, bastante dañado por el paso del tiempo, la actividad diaria y la incorrecta adherencia sobre el hormigón. Tras la reforma de dicho suelo y el acabado óptimo, en los próximos meses haremos también la aplicación de pintura epoxi en el suelo de la planta inferior, el cuál en este caso será directamente sobre el hormigón.

     

En el caso del suelo aplicado recientemente, como es habitual, comenzamos con el paso más importante; el acondicionamiento previo. Para ello es imprescindible remover toda la pintura epoxi antigua que no se encuentre correctamente adherida y rayar la que si lo está, para abrir el poro y tener una correcta adherencia.

     

Esto lo logramos mediante el proceso de desbastado del suelo. El mismo se lleva a cabo con máquinas desbastadoras o también denominadas pulidoras de diamante. Las mismas van conectadas a potentes aspiradoras que evitan que se genere una nube de polvo a su paso. Con un movimiento rotativo constante, los segmentos de diamante que contienen dichas desbatadoras se encargan de realizar un correcto acondicionamiento previo.

     

Una vez preparada la superficie, aplicamos una capa de selladora epoxi, la cuál actúa a modo de imprimación, aporta adherencia a la posterior pintura epoxi y se encarga de fijar la pintura vieja que no ha sido removida. Esta capa es imprescindible para garantizar que la pintura epoxi que aplicaremos a continuación, tendrá una adherencia perfecta al suelo por muchos años.

     

Una vez seca, 24 horas después, sellamos y reparamos los desperfectos más grandes con masilla epoxi y procedemos a aplicar 2 capas de pintura epoxi, respetando el tiempo de secado entre capa y capa. Para suelos muy porosos, especialmente los que no han tenido un tratamiento previo y se encuentran simplemente con el hormigón, será preciso siempre aplicar una segunda capa de imprimación epoxi, lo que en total supone 4 capas de pintura epoxi.

     

En este caso, se trata de una industria que no genera vertidos de grasas y aceites, ni transporta grandes piezas o maquinaría, pero si dada la actividad genera bastante polvo. Para este caso, la elección de los colores varía mucho respecto a otras industrias “más sucias”. Al tratarse de polvo, siempre son convenientes los colores más claros. Cuando en cambio hay actividad que genera grasa o aceite, son recomendables los colores más oscuros.

     

En este caso se han desarrollado los pasillos en un color gris intermedio y la zona de producción en un azul celeste intermedio también. Ambos se han delimitado con rayas blancas, también pintadas con 3 capas de pintura epoxi. Existen diversos materiales para realizar la pintura de rayas; esmaltes, poliuretanos, clorocauchos, etc. pero para interiores, aunque es más difícil de trabajar, la mejor y más resistente pintura para rayas es la basada en resina epoxi.

     

Como resultado, obtenemos un suelo de alta resistencia a la actividad, muy higiénico y con una apariencia moderna y profesional. En mano de profesionales, la pintura epoxi es un excelente tratamiento para suelos que se encuentran en buen estado y no precisan de varios milímetros de espesor para su funcionalidad.

Vídeo Pintura Epoxi Para Suelos

 


  • 0

Aplicación Pintura Epoxi en Vizcaya

Aplicación Pintura Epoxi en Vizcaya

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de pintura epoxi en Vizcaya, en las instalaciones de la empresa Walterpack.

Dicha empresa, además de disponer de un amplio taller, zona de embalaje y producción, dispone de un espacio denominado “sala blanca”. Dichas salas, debido a su actividad, precisan un nivel de limpieza e higiene industrial muy elevado. Para ello, uno de los mejores tratamientos en el suelo es el epoxi.

    

Al disponer de un pavimento epoxi continuo, con terminación en pintura epoxi, tenemos una superficie sin juntas, impermeable e higiénica gracias a su acabado cristalizado, que permite un grado de limpieza alto.

    

En esta ocasión, nos han contratado para el mantenimiento superficial del suelo, mediante la aplicación de 2 capas de pintura epoxi. Al ser un suelo que ya hemos tratado hace varios años, sabemos que el pavimento epoxi que se encuentra aplicado en la base está correctamente adherido y protege el suelo en su totalidad.

    

La pintura epoxi anterior que se encuentra en la superficie, presentaba desgaste y manchas propias de la actividad industrial soportada durante años. Al tener una buena base, el mantenimiento superficial es un trabajo menor y mucho menos costoso para el propietario.

En este caso, al no haber desconches de pintura ni daños significativos en el pavimento,  simplemente nos fue preciso lijar la superficie para obtener una correcta adherencia de la posterior pintura epoxi. Haciendo un lijado exhaustivo a máquina con lijas de grano grueso, abrimos el poro de la pintura anterior y garantizamos la adherencia.

    

Una vez preparada la superficie, procedemos a aplicar 2 capas de pintura epoxi, con un espacio de secado entre ambas de 24 horas. Una vez lista la segunda capa, se deja secar 48 horas más antes de su posterior uso, para que alcance el secado y resistencia adecuada, siendo el punto máximo de dureza a las 72 horas posteriores a la aplicación.

    

Como resultado, obtenemos un suelo de apariencia nuevo, muy estético, resistente y sobre todo altamente higiénico. Con dos simples capas de pintura epoxi, siempre que la misma se encuentre aplicada sobre una base en condiciones, obtendremos un mantenimiento del suelo apropiado que tendrá una efectiva durabilidad por años.