Pintura Epoxi Antideslizante Para Suelos

  • 0

Pintura Epoxi Antideslizante Para Suelos

Pintura Epoxi Antideslizante Para Suelos

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de Pintura Epoxi Antideslizante Para Suelos en los almacenes de distribución de bebidas de Schweppes Guipuzcoa.

Nos encontramos con casi 4.000 metros cuadrados de suelo, dividido en dos almacenes a los cuales se les aplicarán dos tratamientos de pintura epoxi diferentes en base a sus necesidades.

    

En una primera planta, al tratarse de la zona de almacén donde se acumulan reservas de bebidas con menor consumo, las exigencias del suelo al paso de las carretillas elevadoras será menor, en comparación con la segunda planta, donde se almacenan bebidas de consumo cotidiano y donde las carretillas ponen al suelo en exigencia durante 3 turnos consecutivos cada día.

En ambas plantas, el acondicionamiento previo del suelo es el mismo. Al encontrarnos con un hormigón “vírgen” el cual se encuentra dañado considerablemente por el tránsito y sucio por los vertidos, es primordial comenzar con la preparación del suelo mediante el desbastado del mismo. Con el desbastado del suelo conseguiremos abrir el poro del hormigón, eliminar todo resto de suciedad y grasa y dejar una superficie óptima para posterior adherencia de la pintura epoxi.

    

Una vez desbastada y aspirada la superficie, comenzamos por aplicar una capa de imprimación epoxi a la misma. Dicha imprimación ya coloreada, será la base que nos aportará la correcta adherencia entre el hormigón y la pintura epoxi. Una vez seca la misma, procedemos a sellar y rellenar los desperfectos más grandes con masilla epoxi.

En la primera planta, la cuál va a tener menor exigencia, procedimos a aplicar 2 capas de pintura epoxi, delimitando los pasillos en diferente color y obteniendo así un acabado liso y estético, resistente, de fácil limpieza y mantenimiento.

    

En la segunda planta en cambio, al tratarse de una superficie que va a tener mayor exigencia, también precisa de mayor resistencia. Para ello hemos aplicado 2 capas de pintura epoxi antideslizante. La misma es creada por dos capas de pintura epoxi y áridos, tales como la arena de sílice, que en su correcta medida aportarán al suelo una resistencia mayor, un acabado estético óptimo y si bien su limpieza y mantenimiento será algo más complicado; las ventajas de tener un acabado que soporte el constante tránsito de carretillas con peso sin dañar el suelo, estará por encima.

    

Tras años de uso, en un futuro bastará simplemente con aplicar alguna capa de pintura epoxi extra sobre dicha superficie, para volver a tener un suelo nuevo e impecable.

    

Al tener un sistema basado en resinas epoxi y correctamente adherido al suelo, podemos garantizar que el mismo cumplirá con su propósito durante muchos años, de hecho estamos tan seguro de ello que en Kemag garantizamos todos nuestros trabajos por escrito con 10 años de garantía.

 


  • 0

Pavimento Resina Epoxi Antideslizante

Pavimento Resina Epoxi Antideslizante

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un pavimento de resina epoxi antideslizante en la localidad de Oiartzun, provincia de Guipúzcoa.

Nos encontramos con un taller de carpintería que tras encarar una reforma completa, presentaba un suelo de hormigón pulido desprotegido. El mismo, no disponía como acabado de ningún sistema antipolvo, pavimento o pintura, que protegiera dicho suelo de la actividad industrial.

pavimento-resina-antideslizante-02    pavimento-resina-antideslizante-03

Aplicar algún sistema de protección sobre suelos de hormigón vírgenes es una de las decisiones oportunas que se deben tomar antes de comenzar con la actividad industrial. Un suelo que ha sido protegido de vertidos de grasa, aceites u otros a tiempo, será en el futuro un suelo más fácil de mantener.

Comenzamos como es habitual con el acondicionamiento previo del suelo. Para ello procedemos a desbastar toda la superficie con el fin de abrir el poro del hormigón y tener una buena adherencia del pavimento a aplicar.

Una vez desbastado y aspirado, procedemos a aplicar 2 capas de imprimación acrílica, que además actuar como sistema anti polvo, será el puente de adherencia ideal entre el hormigón y el pavimento de resina antideslizante.

pavimento-resina-antideslizante-01    pavimento-resina-antideslizante-06

A continuación aplicamos una capa de pavimento cementoso acrílico con proyección de arena de sílice. Dicho pavimento de resinas acrílicas, se aplica mediante el uso de las llanas en capa gruesa y sumado a los 7 kilos de arena que absorbe por metro cuadrado, obtenemos un pavimento base de unos 3 mms de espesor.

El pavimento cementoso acrílico es altamente resistente, tiene una excelente adherencia en espacios húmedos y en combinación con los áridos otorga una superficie antideslizante.

pavimento-resina-antideslizante-05    pavimento-resina-antideslizante-04

Debido a que en esta fase el suelo es altamente antideslizante, procedemos a aplicar una capa de resina acrílica que actuará de modo sellador y fijador, reduciendo el efecto antideslizante.

Una vez seco, aplicamos 3 capas de pintura epoxi, realizando un lijado de la superficie entre cada capa hasta alcanzar el acabado antideslizante deseado. El punto de antideslizante siempre depende de la necesidad de cada suelo en base a la actividad que se va a realizar sobre el mismo.

pavimento-resina-antideslizante-10    pavimento-resina-antideslizante-09

Al tratarse de un taller de carpintería, el vertido de grasas y aceites será bajo, pero el barrido de la superficie será constante, por este motivo es necesario realizar un pavimento de resina antideslizante de grado bajo.

Como resultado obtenemos un pavimento de resina antideslizante de unos 5 mms de espesor, con una acabado de resina epoxi sobre áridos, el cual además de tener una buena apariencia estética, es uno de los sistemas con mayor resistencia para el uso de suelos y pavimentos industriales.

pavimento-resina-antideslizante-08    pavimento-resina-antideslizante-07

Este tipo de pavimentos otorgan la protección correcta al suelo y gracias a este sistema, el mantenimiento del mismo de cara al futuro será siempre muy escaso y fácil de realizar. Tras el paso de más de 10 años y mucho uso, bastará con reforzar únicamente la superficie con alguna capa de pintura epoxi y áridos, sin ser precisa la aplicación del pavimento base nuevamente.

El resultado es siempre tan óptimo que por nuestra parte ofrecemos 10 años de garantía.