Pavimento Para Industria Alimentaria

  • 0

Pavimento Para Industria Alimentaria

Pavimento Para Industria Alimentaria

En nuestra siguiente obra hemos realizado la aplicación de un Pavimento Para Industria Alimentaria en una ganadería ubicada en el Valle de Baztán, perteneciente a la Comunidad de Navarra.

Nos encontramos con un novedoso sistema de ordeño rotativo de vacas exterior creado por la empresa DeLaval. Según indica la empresa creadora de dicho sistema, la sala de ordeño rotativa es un concepto de probada eficacia. Las salas de ordeño rotativas son salas de ordeño eficaces para las explotaciones lecheras que requieren un alto rendimiento de las vacas por hora. Las vacas están muy tranquilas y la rutina de ordeño es la misma todos los días para cada una de las vacas.

    

Para ello, se diseña y lleva  a cabo una estructura rotativa de hormigón donde se ubican las vacas, una zona inferior donde se instalan las máquinas y motores que hacer rotar dicha estructura y una zona exterior también de hormigón donde el ganadero lleva a cabo y controla la actividad.

    

Una vez lista la estructura y suelos, es preciso aplicar sobre los mismos un pavimento óptimo para la industria alimentaria. Dicho pavimento además de ser resistente y duradero, debe ser higiénico y de fácil limpieza. Para ello optamos por aplicar un pavimento cementoso de resinas acrílicas.

    

Al tratarse de un pavimento de base agua, nos aseguramos su correcta adherencia sobre el húmedo hormigón de la zona a tratar y en combinación con la formulación de áridos, cementos y resinas acrílicas, alcanzamos la resistencia exigida para la actividad.

    

Para la aplicación del mismo, comenzamos con el acondicionamiento previo de la superficie. Tras un lijado del suelo, procedemos a limpiar el mismo y a aplicar dos capas de imprimación acrílica que nos servirán como puente de adherencia entre el hormigón y el pavimento cementoso acrílico.

    

A continuación aplicamos una primera capa de pavimento mediante el uso de la llana, con espolvoreado de áridos con el fin de nivelar los suelos, sellar los poros y obtener así la base de nuestro suelo, obteniendo los primeros 3 mms de espesor aproximadamente, que serán la parte más resistente y dura del tratamiento.

Una vez seca, aplicamos una segunda capa de pavimento cementoso acrílico de menor espesor, también con espolvoreado de áridos, para corregir y nivelar los defectos menores y de ese modo obtener en esta segunda estancia ya un pavimento continuo y nivelado.

    

Posteriormente, procedemos a aplicar 3 capas de pintura acrílica coloreada en 3 manos diferentes, formulada especialmente para adherirse al pavimento acrílico y sobre todo para proteger e impermeabilizar el mismo. Dicha pintura presenta la peculiaridad también de soportar con creces los lavados a presión de agua y la acumulación constante de la misma, sin dañarse, ablandarse o desprenderse. Dicha formulación es utilizada habitualmente también para los suelos de los alrededores de piscinas exteriores.

    

Concluido el tratamiento, obtenemos un pavimento continuo ideal para la industria alimentaria, de unos 5 mms de espesor, caracterizado por su alta resistencia y dureza, su elevada higiene y su fácil limpieza y mantenimiento.

Con el paso de los años, el futuro mantenimiento del mismo bastará con reforzar la superficie con alguna capa de pintura acrílica extra, que renueve el acabado superficial, ya que la base permanecerá intacta y correctamente adherida al hormigón por décadas.

A continuación compartimos un vídeo de dicha estructura en pleno funcionamiento. Sin lugar a dudas, una grata experiencia que nos enseña como van avanzando día a día las técnicas ganaderas gracias a la tecnología y los avances en la industria química.